Flota del Mercusor

Miércoles, 8 Octubre   

Cuesta imaginar a este hombre ejecutivo en la maraña burocrática del Estado y la relación entre oficinas públicas acostumbradas aun lento ritmo de funcionamiento. Preocupado por llevar adelante una reforma trascendente de la operativa portuaria uruguaya, Fernando Puntigliano, el presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP) de este país, cuenta con el visto bueno del amplio espectro político local. Es socialista, vivía en el exterior hasta que la coalición de izquierda Frente Amplio ganó por primera vez las elecciones presidenciales y desde 2005 integra el gobierno.

La reforma portuaria no comenzó con Puntigliano. Se ha desarrollado en los últimos gobiernos de los partidos Nacional y Colorado y ha tenido continuidad y profundidad en este período. La energía de Puntigliano choca con los tiempos políticos locales, pero da resultados concretos.

El puerto uruguayo está ganando carga internacional pero este técnico uruguayo no pone énfasis en la forma de quitarle negocios a otros puertos. Asegura que el propósito debe ser la eficiencia y que no se puede encarecer el costo de un producto exportable por la tentación a derivar su tránsito a un puerto.


Tags: